En Español

El Banco de Leche Materna de Austin es una organización sin fines de lucro cuya misión es recibir, pasteurizar y distribuir leche humana donada a bebés que la requieran por receta médica, principalmente a pequeños prematuros y enfermos.

¿Cómo funciona?

El Banco de Leche Materna de Austin sigue directrices muy estrictas para la selección, procesamiento y examen de la leche materna, con el fin de garantizar su seguridad. Las donantes potenciales se escogen por medio de un proceso de selección que incluye varias etapas, similar al que se usa en bancos de sangre.

 Después de la recolección, la leche donada se combina y pasteuriza para eliminar cualquier bacteria o virus. Solo un pequeño porcentaje de las propiedades benéficas de la leche se ven afectadas por el proceso de pasteurización. Según las investigaciones, el método de pasteurización utilizado en el Banco de Leche Materna de Austin mantiene aproximadamente 70% de las cualidades inmunológicas de la leche, las cuales ayudan a proteger a los bebés de enfermedades. Para garantizar su seguridad, también se realizan pruebas bacteriológicas antes de embotellar la leche pasteurizada.

¿Por qué es importante?

  • Uno de cada ocho bebés nace prematuro.
  • La leche materna es especialmente importante para los bebés que padecen enfermedades, pues estos tienen un riesgo diez veces mayor de contraer infecciones intestinales devastadoras si se alimentan con fórmula en lugar de leche materna.
  • Menos de la mitad de las madres que dan a luz a un bebé prematuro tienen la capacidad de amamantar a sus pequeños. Por medio de leche donada, estos bebés prematuros pueden recibir los beneficios de la leche materna para crecer y desarrollarse.
  • Algunas madres de bebés prematuros o enfermos sufren también complicaciones o pueden requerir medicamentos que les impiden dar de mamar. Sin embargo, sus bebés pueden obtener muchos de los beneficios salvavidas de la leche materna por medio de leche donada.
  • La leche materna contiene anticuerpos para combatir enfermedades e infecciones, y también protege contra alergias.
  • La leche materna contiene hormonas del crecimiento que le ayudan al bebé a desarrollarse.