Recolección y Almacenar tu leche

Una vez que haz completado el proceso de selección, enviado tus documentos y eres aprobada como donante, puedes empezar a extraer y recolectar tu leche materna.

Pasos para extraer y recolectar leche materna

  1. Lávate bien las manos con jabón y agua tibia. Sécalas con una toalla limpia. Con gentileza, limpia los pezones y el pecho (empezando por los pezones y luego hacia fuera) con un pañito húmedo y jabón suave antes de empezar a extraer la leche.
  2. Extrae tu leche y deposítala en un recipiente estéril. Preferimos que congeles la leche materna en los recipientes previamente esterilizados que te brindamos. Sin embargo, si no tienes uno disponible, puedes utilizar recipientes de plástico o de vidrio para comida que hayan sido hervidos durante cinco minutos. Deja media pulgada vacía en la parte superior del recipiente, pues la leche se expande al congelarse. También aceptamos leche almacenada en bolsas para leche materna, pero preferimos que utilices los recipientes que brindamos para minimizar el desperdicio de leche por bolsas rotas.
    • Si estás recolectando la leche directamente en el recipiente que utilizarás para congelarla, ábrelo y coloca la tapa hacia arriba sobre una superficie limpia.
    • Si debes extraer la leche utilizando otro recipiente, por favor mantén el recipiente para congelarla cerrado hasta que termines de extraer leche y estés lista para guardarla en el recipiente. No toques el anillo superior del recipiente o la parte interior de la tapa.
  3. Escribe tu número de donante (Donor ID), apellido y fecha en que la leche fue extraída en cada recipiente. Si vas a donar leche que recolectaste antes de      contactarnos, asegúrate de escribir tu nombre y número de donadora en cada recipiente o bolsa.
  4. Refrigera o congela la leche en cuanto termines de extraerla; que no pasen más de 30 minutos antes de completar este paso.
    • Puedes refrigerar tu leche durante 24 horas máximo antes de congelarla. Si aún cabe más leche en el recipiente después de una sesión de extracción, puedes agregarle más antes de congelarla.
    • También puedes añadir leche fresca a la leche congelada utilizando el siguiente método: enfría la leche fresca en la refrigeradora durante 30 minutos, luego vierte la leche fresca sobre la congelada. Coloca la tapa y guárdala en el congelador.
  5. Limpia tu extractor de leche materna o sacaleche. Al menos una vez al día, debes lavar, enjuagar y esterilizar todas las partes de tu extractor que entren en  contacto con tu pecho o con la leche, cada día que lo utilices. Si extraes leche más de dos o tres veces al día, puedes enjuagarlo después de cada sesión. Asegúrate también de seguir las instrucciones del fabricante.

¿Cómo maximizar el poder de tu leche?

 La consistencia de la leche materna cambia a lo largo de una sesión de comida de tu bebé y lo mismo sucede cuando la extraes. Al principio, cuando tu pecho está lleno, la leche que extraes es baja en calorías. Sin embargo, aunque se vea aguada, contiene anticuerpos esenciales.

Conforme el pecho se vacía, el contenido graso de la leche aumenta. La leche del final es rica en calorías. Su apariencia cremosa le ayuda a los bebés más pequeños a ganar peso. Es muy importante incluir tanto la primera como la última leche, de modo que los bebés que la reciban puedan crecer adecuadamente.

Si la leche se extrae en la mañana, puede que la mayoría sea de la leche inicial. Si se extrae en la tarde, puede tratarse más de leche del final.

¿Cómo aumentar tu leche del final?

  • Si extraes la leche de tu pecho lleno, continúa hasta que esté completamente vacío. Esto garantiza que tanto la leche inicial como la final se han extraído. Utiliza varios recipientes si los necesitas.
  • Extrae la leche después de amamantar a tu bebé.
  • Masajea el pecho con gentileza antes y durante la sesión de extracción para estimular el reflejo de bajada de la leche y liberar más grasa.

Consejos para almacenar la leche extraída

  • Las bolsas para almacenar leche funcionan bien, pero los recipientes de plástico rígido son los mejores. Las bolsas pueden tener fugas y pueden llevar a que se pierda un poco de la grasa de la leche.
  • El Banco de Leche Materna ofrece recipientes de plástico rígido a sus donantes, y todos los centros de recolección los tienen disponibles para que los recojas cuando lleves tu leche.
  • Recolecta tu leche y guárdala en el congelador hasta que estés lista para llevar tu próximo depósito.
  • Haznos saber si tienes problemas de espacio en tu congelador – podemos ayudar a coordinar transporte y almacenamiento.
  • Por lo general, puedes guardar tu leche por un plazo de tres a cuatro meses en un congelador, o hasta siete meses en un ultracongelador (deep freezer), antes de llevarla al Banco de Leche Materna. Recuerda que puedes llamarnos si tienes preguntas sobre tu leche materna.
  • Deja media pulgada vacía en la parte superior del recipiente para que la leche tenga espacio para expandirse al congelarse.
  • Refrigera o congela la leche antes de que pasen 30 minutos de extraída. Puedes refrigerar tu leche durante 24 horas antes de congelarla.
  • Revisa las temperaturas del congelador con frecuencia en caso de que hayan fluctuaciones en la carga eléctrica o una puerta haya quedado abierta.